Prácticas orgánicas

Nuestro compromiso con la agricultura orgánica nos impulsa a mejorar la biodiversidad de nuestras tierras. Consideramos que mientras más saludable sea el viñedo, mejor será la calidad de la uva y, por lo tanto, del vino. En otras palabras, creemos que si cuidamos de la tierra sin adicionar productos químicos y la tratamos con respeto, nos retribuirá con sus frutos más finos.

Las raíces de los viñedos cultivados de forma orgánica penetran más profundamente en el suelo y le permiten a la planta absorber y distribuir minerales, logrando que nuestris viñedos desarrollen un auténtico sabor regional. Por esta razón, las uvas cultivadas de forma orgánica logran expresar la pureza, la intensidad y el carácter del torroir de donde provienen.

El cultivo orgánico nos provee de frutas de la más alta calidad, cuya intensidad de sabores es inigualable en el mundo de los vinos convencionales. Esta mayor concentración de sabores se debe a que el rendimiento de un cultivo orgánico tiende a ser más bajo en comparación al de un viñedo convencional.

Los viñedos orgánicos son cultivados en perfecta armonía con la naturaleza, sin necesidad del uso de productos químicos tales como pesticidas, herbicidas o fertilizantes. En la agricultira orgánica se utilizan fertilizantes naturales como el compost.

De este modo, logramos preservar el suelo y el medio ambiente de forma sustentable para las futuras generaciones.

separador2

Background

Suscríbase para recibir nuestro boletín mensual.

Obtenga promociones especiales y noticias sobre nuestros lanzamientos más recientes.